jueves, 21 de abril de 2016

Fatua: "Los gases que salen de la vagina de la mujer no invalidan la ablución"


“Cada vez que realizo la ablución siento una sensación incómoda en la vagina y el ano. No son exactamente gases, pero, sin embargo, siento como una especia de gas o aire dentro de mis partes íntimas, un gas que no sale, sino que permanece allí. ¿Debo repetir la ablución a causa de esto?. Es difícil para mí, ya que continuamente tengo mi problema. Y realizo la ablución al menos cinco veces antes de orar solo una de mis oraciones. ¿Esta sensación incómoda anula la ablución (udu)?”

Así comienza lo que podría parecer un relato de suspense o una novela negra…y nunca mejor dicho. Sin embargo, no es una creación literaria de tintes borgianos, sino la pregunta que una seguidora del “Profeta” formula a un jurisconsulto islámico en la que alude a misteriosos gases radicados en sus partes pudendas.

 En su respuesta, el erudito, que califica como “susurros de Satán” a lo que las gentes del común siempre han definido como pedos y cuescos, advierte: “Ninguna persona debe dejar de orar hasta que no tenga la certeza de que algo ha salido de su cuerpo. No debe usted prestar atención a esos susurros ya que provienen de Satán”.  Y añade, a mayor abundamiento, lo  que el Mensajero de Alá espetó a un creyente que le expuso sus dudas sobre la validez de una plegaria amenazada por el flato: “No dejes de rezar hasta tanto no oigas un sonido o percibas un olor”.

Finalmente, el sabio jurisprudente concluye: “ Con respecto a los gases que salen de la vagina de una mujer, no anulan la ablución (udu). El Consejo Permanente de Sabios Jurisprudentes recibió una pregunta relacionada con estos gases durante la oración. La respuesta fue que no anulan la ablución, porque no vienen de un lugar impuro, a diferencia de aquellos que salen del ano.”

No hay comentarios: