jueves, 23 de junio de 2016

De subvencionado en Holanda a cortador de cabezas en Siria.

Abdurahman, un refugiado de origen iraquí que se benefició durante diez años de los subsidios holandeses, aparece en un vídeo mostrando cinco cabezas cortadas de infieles sirios.
Abdurahman, que no tuvo que esforzarse mucho para demostrar a los servicios sociales holandeses ser titular de una mollera defectuosa, residió unos diez años en la ciudad de Almere, donde gozó de los generosos subsidios que el país de acogida le ofreció. Pero como el menesteroso tenía “inquietudes” abandonó el reino de los tulipanes y buscó una vida mejor en Siria, un lugar en el que pudo desarrollar, como yihadista de Al-Nusra, su rica y compleja personalidad.

Aunque en Holanda fue declarado por la autoridad competente inútil para el ejercicio de toda profesión, debido a sus desvaríos y mala cabeza, pronto halló en Siria nuevas y prometedoras oportunidades de promoción profesional que, por supuesto, no desaprovechó. Ya en 2012 posó a lo Benetton para un fotógrafo, fingiendo leer el Corán junto a un cadáver ensangrentado; también ha expuesto su jeta en campañas promocionales de grupos criminales, pero es su última aparición en vídeo la que ha generado mayor interés, porque  en su “filme” exhibe las cabezas cortadas de cinco individuos mientras blande un cuchillo, lo que demuestra su destreza profesional como carnicero halal.

En un principio, Abdurahman se unió a Al-Nusra, la conocida franquicia de Al-Qaeda, pero con el tiempo observó en sus mohínos compadres cierta tibieza, por lo que decidió poner todo su arte al servicio de otra entidad más “consecuente”, no sin antes decapitar a cuatro de sus antiguos cuates, cuyas cabezas muestra en la foto con enorme orgullo y satisfacción.
El artículo fue publicado en marzo de 2014

No hay comentarios: