domingo, 26 de junio de 2016

Un cristiano paquistaní denuncia en un vídeo que sufre persecución religiosa en un centro de refugiados.



En el centro de refugiados de Gilze En Rijen,  la mayoría de los residentes son musulmanes sirios que huyen del fundamentalismo, la intolerancia y la violencia. Y por esta razón exigen que les sea de aplicación lo estipulado en la Convención de Ginebra de 1951, una ayudita económica y papeles.  Para ellos la vida transcurre plácidamente: rezan, leen el Corán y hacen la vida imposible a quienes no profesan la fe de Mahoma, que es la única y verdadera.

En el “refugio” holandés, los muslimes ejercen un control absoluto. Ya han puesto en su sitio a los funcionarios y ahora someten a los residentes cristianos a todo tipo de vejaciones. Y como las autoridades hacen mutis y se meten las quejas de las víctimas en el ojete, N. Bashir, un cristiano paquistaní, ha optado por denunciar las coacciones y amenazas de que es objeto en You Tube.  Bashir, no sale de su asombro. Afirma en el vídeo que huyó de su país natal para escapar de la persecución religiosa, de la opresión…para terminar con sus huesos en un lugar regentado por islamitas furiosos que le conminan a abrazar los desvaríos de “El Mahoma”.

Pero las cuitas expresadas por Bashir  no constituyen una novedad en Holanda. Es más, Joël Voordewind, parlamentario de la Unión Cristianodemócrata, afirma que “ los musulmanes radicales suelen tomar el control  de los centros de refugiados , siempre en perjuicio de los internos de otras confesiones, al tiempo que claman ser víctimas en sus países de origen de la violencia islamista”.

Bashir, no sabe qué hacer. Y pide ayuda, socorro…porque en el referenciado centro de refugiados sito en Holanda su vida corre más peligro que el mismísimo Pakistán. Curiosa parajoda.
Junio de 2015.

No hay comentarios: