domingo, 3 de julio de 2016

Nuevos secuestros de jóvenes cristianas en Egipto.

En Egipto, no son pocos los mahometanos que siguen la vieja tradición de secuestrar a chicas coptas, casadas o solteras, para convertirlas al islam y venderlas, ya convenientemente molidas a palos, a un marido creyente de Alá por un precio convenido. En estas transacciones, salvo la víctimas, todos salen beneficiados: los captores, los violadores y, como no, los policías sin cuya actividad delictiva el lucrativo comercio no podría florecer.
María Wahib

Ya lo dijo Voltaire: “La civilización no acaba con la barbarie, sino que la perfecciona”. Y muestra de ello es que los muslimes egipcios que cazan a menores cristianas para dedicarlas al comercio sexual exhiben su “mercancía” en Facesbook, lo que da un toque de modernidad a los antiguos usos y costumbres islamitas de siempre. Un ejemplo de estos aires…o ventoseos cosmopolitas y técnicos del país es el caso de María Wahib, una adolescente de 18 años, que después de ser secuestrada a punta de pistola en su propio domicilio apareció en un paredón de FB,  cubierta con un sudario negro, afirmando: “Soy testigo de que no hay más dios que Alá, soy testigo de que Mahoma es su mensajero”. Por su parte, la desesperada familia de María se ha manifestado en compañía de otros cristianos frente a la comisaría donde presentaron la denuncia de desaparición, aunque todos saben que las protestas y súplicas están condenadas al fracaso.

Otro caso similar es el de Amal, de 19 años, que se encuentra en paradero desconocido desde hace cuarenta días. En esta ocasión, los agentes de la autoridad dicen que están investigando el curioso suceso, pero sospechan… “que lo más probable es que la chica haya sido asesinada por su padre, quien, además, habría hecho desaparecer el cadáver”.

En Alejandría, según manifiesta Human Right Watch, recientemente fueron detenidos y torturados 20 cristianos, incluyendo a 8 niños, por manifestarse sin el preceptivo permiso. Y la Coalición del Pueblo Copto de Egipto ha denunciado que entre 2011 y 2014 se han perpetrado en la provincia de Qena más de 72 secuestros y otros actos de extorsión y violencia contra la comunidad cristiana.


Por el momento, ni Obama ni la bondadosa froilan Markel han evacuado una nota, aunque sea hipócrita, de protesta por la pertinaz persecución de cristianos en Egipto; los medios de comunicación permanecen, como es habitual, silentes; Bergoglio sigue con sus milongas de amor entre muslimes y cristianos…pero las matanzas de coptos, que han sido reducidos al silencio, no cesan y nadie habla de ellas. A estos perseguidos únicamente les queda una solución: partir para el exilio antes de que sea demasiado tarde. 

No hay comentarios: