domingo, 13 de noviembre de 2016

Impunidad para los musulmanes que quemaron vivos a dos cristianos en un horno de ladrillos

Restos calcinados de Shahzad y Shama
El 4 de noviembre de 2012, una numerosa recua de fanáticos musulmanes lincharon a Shahzad y su esposa en la población pakistaní de Kot Radha Kishan. Luego, los introdujeron en un horno de ladrillos donde fueron quemados vivos ante la pasividad de elementos policiales allí personados. Ambos cristianos habían sido acusados de haber proferido una blasfemia, pero pronto quedó claro que la acusación había sido falsa.

Yousaf Gujjar, propietario de la fábrica de ladrillos donde trabajaban Shahzad  y Shama, es considerado como uno de los autores materiales del crimen, pero se encuentra en libertad; los testigos oculares del hecho ya no recuerdan nada de lo sucedido debido a las advertencias mafiosas que han recibido para que mantengan la boca cerrada a cal y canto; los tribunales demoran la causa, no tienen prisa, les repugna condenar a uno de los suyos y los familiares de las dos víctimas están siendo coaccionados para que no remuevan el caso.


Los asesinos de Shahzad  y Shama gozan de una impunidad garantizada. Y Asia Bibi sigue en el corredor de la muerte, esperando en una lóbrega celda el día de su ejecución.

No hay comentarios: