domingo, 15 de mayo de 2016

La Junta Islámica estudia querellarse contra Santiago Abascal

La vocera de la Junta Islámica, Isabel Romero, ha declarado que se querellará contra el presidente de Vox, aunque no especifica por qué delitos.

El pasado miércoles, Abascal mostró  en Córdoba su oposición a que la Catedral  sea  expropiada  a la Iglesia y convertida, como pretende una plataforma liderada por la Junta Islámica, en una mezquita. Sin embargo, de lo dicho por  Abascal lo que más ha escocido a los cuates de la Junta han sido las siguientes observaciones: “Córdoba forma parte del discurso del islamismo radical”,  “los impulsores de la iniciativa tienen mucho interés en que no trasciendan a la luz conexiones con grupos islámicos” y “entregar la Catedral al culto musulmán es un balón de oxígeno para el yihadismo”.

Romero, muy bien relacionada con el personal diplomático iraní destinado en España, es la misma que, junto con Manolo Cabrera (alias Hashim), espetó que el imán de Tarrasa (famoso por sus presuntas exhortaciones a patear a las mujeres malas y desobedientes) era víctima de una campaña islamófoba. Sin embargo, otros miembros de la Junta han alcanzado mayores niveles de desquicie, como Abenamar Prado, ex director de Webislam.


“Yusuf Galán ha sido víctima de las circunstancias, su condena no fue sino el modo mediante el cual el Estado español expresó su sumisión a la política exterior de los EEUU y su cooperación con la llamada “guerra contra el terrorismo”.

“As salamu aleykum, que la paz sea contigo. En primer lugar, quisiera expresarte mi respeto. Sabemos que has pasado diez años de tu vida en prisión por motivos políticos, y que no tienes nada que ver con el terrorismo. De hecho, sabemos que el 11-S fue un asunto interno, un golpe de estado de las corporaciones financieras y el aparato militar norteamericano, para justificar una ofensiva militar contra países musulmanes. ¿Cómo asumir tamaña injusticia?….

La respuesta del entrevistado fue pintoresca: Waleycomo assalamo wa rahamtulahi wa barakatuhu; en el nombre de Al-láh, el Más Clemente y el Más Misericordioso, fui el único español detenido dos meses después de transcurrido el 11-S de Nueva York, acusado de un delito de terrorismo por cada muerto y herido en esos sucesos” (…) “Mi único crimen fue creer en laa ilaha il-lá Al-láh”.

Webislam siempre ha sido un sumidero de embustes, milongas, soflamas y amenazas.  Ahí se ha jurado por el Profeta que jamás hubo invasión islámica de España, que Cristóbal Colón y Leonardo da Vinci eran mahometanos, que los magrebíes descubrieron América, que el 11-S  fue cosa de los sionistas… y se advirtió a Obama, Cameron y Zapatero: “Tendréis vuestro 11-M, Dios no lo quiera”. Y con semejante currículo (entre patético , siniestro y ridículo) pretenden los junteros islámicos, que se sienten muy ofendidos y ultrajados, interponer una querella criminal contra Santiago Abascal…ellos, los mismos que acusaron de prácticas prevaricadoras a los jueces que condenaron a penas de prisión por terrorismo a 11 pakistaníes acusados de planificar un atentado en el Metro  de Barcelona, porque era evidente que “la sentencia estaba escrita antes del juicio” y “el juicio había sido político”.


Tal vez, el “Profeta” ( que las bendiciones de Alá desciendan sobre él) ilumine a Isabel, “Hashim” y Abenamar. Y entonces sabrán lo que deberán hacer con el escrito de la querella…cada uno de ellos.

Noviembre de 2014.

Webislam: Un “enriquecedor proyecto” de la Junta Islámica

Webislam es “un proyecto de la Junta Islámica” que ha recibido durante 2010 la cantidad de 183.000 euros procedentes del “Estado español”. Por su parte, la Generalidad catalana, la misma que cierra centros sanitarios, depositó en el mismo año en las arcas del “proyecto” 80.000 euros.
El lucrativo “proyecto” ha percibido jugosas subvenciones de las instituciones públicas en bancarrota. Por ejemplo, en 2010 los ingresos de esta milonga chiita fueron los siguientes: 183.000 euros procedentes del Ministerio de Asuntos Exteriores y otros 80.000 abonados por la Generalidad. Además, la Presidencia del Gobierno insertó banners publicitarios del Plan de la Alianza de las Civilizaciones.
Webislam, ese sugestivo “proyecto”, fue dirigido durante años por un converso  al islam llamado Abdennur Prado, que actualmente preside  la Junta Islámica de Cataluña. Según la ex militante de ERC Pilar Rahola: “Parece que las subvenciones han permitido a Prado vivir de ser musulmán”.
El señor Prado, hace unos meses, publicó en Webislam un violento artículo contra la intervención de la OTAN en el conflicto libio en el que afirmaba: “Obama, Sarkozy, Cameron, Zapatero…Todos la misma mano, la misma voz segura, el mismo mar de sangre… los más feroces sanguinarios, las gentes menos evolucionadas del planeta. Tendrán su 11-M. Dios no lo quiera”.  Sin embargo, pese a la virulencia de su mensaje, siguen apareciendo en el “sustancioso proyecto”, los banners del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y de Presidencia del Gobierno.
Tampoco Prado ha sido excesivamente delicado con el juez Bermúdez, a quien ha definido como prevaricador por condenar,  sin pruebas suficientes, a 11 paquistaníes que planearon un atentado en el metro de Barcelona. En su artículo, “Una sentencia escrita antes del juicio”, expone, roto por el dolor, lo siguiente:
“Hemos asistido a un juicio político. Al Estado le conviene agitar la amenaza yihadista. El lunes 14 se produjo la sentencia del juicio contra los 11 del Raval, considerándolos culpables. Para los que conocemos la naturaleza de la Audiencia Nacional, y sabemos cómo ha dificultado la defensa, la sentencia no ha sido una sorpresa. Y sin embargo, no ha dejado de generar indignación e impotencia. Indignación por estar convencidos de la inocencia de los ahora condenados. Impotencia por ver cómo la maquinaria del Estado funciona como una apisonadora para lograr sus objetivos, con el más absoluto desprecio a los propios fundamentos del Estado de derecho”.
Sin embargo, el converso indignado, se deja subvencionar por el vil metal de un Estado injusto y opresor. Asombroso.
Abdennur Prado, en su “enriquecedor proyecto” que es Webislam, ha reproducido íntegramente artículos evacuados por grupos “alternativos”, con títulos tan significativos como: “Los «piratas» somalíes son pescadores en lucha contra el saqueo occidental de la pesca de arrastre y la descarga de basura tóxica”, o “Una visión distinta de los “piratas” somalíes”. Igualmente destacables son los “dossieres” publicados relativos a la conjura antiislámica del 11-S, y los portentosos estudios que demuestran , fehacientemente, que los musulmanes magrebíes descubrieron América en la Edad Media.…

El exdirector y ahora redactor de Webislam, niega que el atentado del 11 de septiembre fuera obra mahometana, y define como “juicio político” el proceso por el que se condenó a  11 paquistaníes que intentaron cometer una masacre en el metro de Barcelona. Abdennur Prado, ese  ilustre sufí que nos ha aportado una visión “diferente”  de los piratas somalíes, es también un fino poeta subvencionado, creador de inquietantes y explosivas metáforas: “Tendrán su 11-M. Dios no lo quiera”. Sin embargo, sus extravagancias y amenazantes desvaríos se han visto recompensados con 263.000 euros, procedentes de nuestros infieles y esquilmados bolsillos.

Esta artículo fue publicado en septiembre de 2011