martes, 10 de enero de 2017

Cuando desde Webislam se acusaba a jueces y fiscales de perpetrar delitos de prevaricación


Webislam, el órgano de agitación y propaganda de la Junta Islámica, evacuó el pasado mes de diciembre una deyección islámica intitulada “Ciber-odio contra el islam”, donde, con mucha furia y ruido, se clamaba:” Necesitamos jueces, fiscales y policías que apliquen las leyes y nos defiendan de los delitos de odio que continuamente se están cometiendo en las redes sociales”. Y se añadía, entre otras consideraciones tóxicas, lo siguiente: “España es un país donde los fascistas, xenófobos e islamófobos lanzan campañas en Internet contra musulmanes, negros judíos y homosexuales”.

Pero, como diría Yusuf  el Destripador, vayamos por partes. En  primer lugar, los cuates webislamistas, muy bien relacionados con la Embajada de la República Islámica de Irán, llevan años acusando a una ristra de  magistrados de la Audiencia Nacional de perpetrar delitos de prevaricación, pero no de manera sibilina, sutil o melíflua, sino descarada. Por ejemplo, delincuentes comunes sin derecho a la presunción de inocencia, según los aludidos elementos de Webislam, fueron quienes condenaron a Yusuf Galán (un gran amigo de los borrikotabernos) a nueve años de prisión por integración en banda armada. Al respecto, afirmó Abenamar Prado en el referido albañal del que fue director: “Yusuf Galán ha sido víctima de lascircunstancias, su condena no fue sino el modo mediante el cual el Estadoespañol expresó su sumisión a la política exterior de los EEUU y su cooperación con la llamada “guerra contra el terrorismo”. Poco tiempo más tarde, con ocasión de la sentencia dictada contra once paquistaníes acusados de intentar cometer un atentado en el Metro de Barcelona, Abenamar Prado dejó escrito en un artículo-boñiga: “Una sentencia escrita antes del juicio. Al Estado le conviene agitar la amenaza yihadista”

Sin embargo, el referenciado Abenamar ha expuesto en Webislam otras heces fecales de grueso calibre, como aquella en la que espetaba a los líderes de la coalición internacional que atacaron Libia: “Tendréis vuestro 11-M, Dios no lo quiera”. Y tal metáfora explosiva la hizo pública no sin antes haberse embolsado en subvenciones del “Estado” 183.000 euros y otros 80.000 de la Generalidad catalana en 2010, una institución ésta última que cerraba en tales tiempos quirófanos por falta de dineros.

Los compadres y comadres de Webislam están my dolidos por las cosas que se dicen en algunos lares sobre los seguidores de los embustes de Mahoma.Y para proteger el buen nombre del islam, que no deja de ser un escatológico cúmulo de risibles desvaríos, exigen a los jueces… a los que previamente han motejado de delincuentes comunes, que actúen con la debida contundencia contra los franquistas que escarnecen a negros, judíos y homosexuales.

En segundo lugar, y todo sea dicho en honor a la verdad,  estos títeres de cachiporra chiitas al erigirse en adalides de negros, judíos y sodomitas realizan un ejercicio de coprofagia muy notable. Y es que en Irán, sin ir más lejos, siguen lapidando a las mujeres acusadas de mantener un coito ilícito, ahorcan a los homosexuales con grúas y han declarado todos los ayatolas ( personajes que tienen una cloaca por boca) su intención de exterminar a los judíos donde quiera que se encuentren.

No parece que los cuates de Webislam, portadores de una fe dudosa, estén en condiciones de ver la paja en el ojo ajeno. Y justo y necesario será que busquen sosiego, que no injurien a  jueces y fiscales y, llegado el caso, que se introduzcan sus airadas amenazas por la parte final del recto. 

No hay comentarios: