viernes, 26 de agosto de 2016

Asesinatos de menores en la Siria islamista

Niñas torturadas hasta la muerte o niños ejecutados mediante el tiro en la nuca son hechos habituales en la Siria islamista.


La pequeña encadenada a una reja vio cómo los terroristas del FSA asesinaban a sus padres de confesión chiita.  El hecho tuvo lugar en Deir Ez-Zor a finales de 2013. Peor suerte corrió la otra menor que aparece en la foto: le arrancaron la piel del pecho.

Otra víctina (cristiana) de los islamistas en Siria es esta niña decapitada…

Ya estamos finalizando el 2014, pero las matanzas perpetradas por Estado Islámico no cesan: los cristianos  y yizidíes están siendo exterminados en Siria e Irak, las violaciones masivas se suceden y los menores , por las cuestiones más nimias, son ejecutados de un tiro en la nuca.

Publiqué este corto artículo en octubre de 2014. Entonces, nadie hacía aspavientos en Occidente por las matanzas de cristianos y yizidíes a manos de islamistas, ahora, tampoco. 

jueves, 25 de agosto de 2016

Vídeos|Lanzamientos de homosexuales desde las azoteas de edificios

Alberto Garzón
La izquierda del “Estado español”, aunque defiende con inusitada energía “la diversidad sexual”, mantiene un discreto silencio respecto a los ahorcamientos de homosexuales en Irán…y cuando los ulemas decapitan a un “disidente sexual” en Arabia tampoco se rasgan las vestiduras ni braman henchidos de indignación. Sólo les importa a los secuaces de Marx y Engels, sobre todas las cosas, un día del Orgullo subvencionado, multitudinario, glorioso, pero poco les interesa si en Marruecos arrastran a las mazmorras del ambiguo sultán a los mariquitas… o si los terroristas de E.I  despedazan a los sospechosos de practicar artes amatorias non sanctas.

Pero, todo sea dicho en honor a la verdad, la izquierda no siempre ha defendido como un derecho inalienable dar por culo. Es más, los izquierdistas ibéricos dijeron en su momento que  García Lorca tenía “un pisito de soltera” en Madrid… y a Gil de Biedma, ya en los años 50, no lo admitieron en el seno del Partido Comunista por su condición de indisimulado sodomita.

Por su parte, Marx y Engels afirmaron que la homosexualidad, calificada por ambos como abominable, despreciable, degradante y extremadamente contra natura, era un producto de la “degeneración capitalista”, lo que, en consecuencia, condujo al “padrecito” Stalin a enviar a Siberia, en virtud de lo establecido en el artículo 121 del C.P, a todo amujerado y transgresor del Orden Heterosexual.


Y ahí están Iglesias y Garzón, con las facciones más pétreas que la Puerta de Alcalá, sobando las chepas de imames, ayatolas y ulemas; acusando al “heteropatriarcado” de la matanza de homosexuales en Orlando; glorificando a los Castro, unos casposos que persiguen a los adeptos de la diversidad sexual… y renegando de los israelíes que acuden al Madrid del Orgullo. 
video

video

martes, 23 de agosto de 2016

Aisha y su intifada de los cuchillos. 伊斯兰精神病。

Circula por la redes sociales de la República Popular China una historia, que tal vez sea una risible leyenda urbana, en la que se cuenta las tribulaciones de una mahometana palestina, llamada Aisha, cuyo mayor deseo era convertirse en mártir islámica. Es más…en apoyo de tan sorprendente relato suele aportarse como prueba un vídeo en el que aparece una mujer cubierta con una sábana negra y que es identificada, según algunas fuentes, como Aisha Al-Bujari.
Al parecer, Aisha, siendo aún muy niña, vio la película Psicósis y quedó seducida por Norman Bates y su destreza apuñalatoria. Pronto la pequeña, transida de amor martirial, comenzó a espetar a su madre que deseaba matar a los judíos utilizando el método Bates, cosa que agradaba en grado sumo a sus progenitores, quienes la miraban admirados y gozosos.
Pasó el tiempo y en 2015 estalló la intifada de los cuchillos. Fue entonces cuando nuestra protagonista, ya habiendo alcanzado la adultez, se dijo: ”Esta es la mía”. Un buen día, Aisha introdujo en su bolso un cuchillo y se lanzó a la aventura… en busca de algún sionista al que asestar un tajo mortal de necesidad. No tardó mucho tiempo en encontrar a su víctima, un varón de mediana edad, pelo castaño y 1,79 de altura, en un control policial judáico. Con sigilo y fingiéndose timorata se aproximó a su presa con la intención de dejarla en posición de decúbito supino y con heridas incisas y contusas. Cruzó algunas anodinas palabritas con el susodicho varón y de improviso…

domingo, 14 de agosto de 2016

La España de “Las Tres Culturas”: Almanzor arrasa Barcelona y degüella a todos sus habitantes.

El 1 de julio del año 985, Almanzor puso sitio a Barcelona. Durante el feroz asedio lanzó sobre la ciudad proyectiles de hasta 300 kilos y, diariamente, unas mil cabezas de los cristianos que había ido decapitando por los alrededores.

Fue la lasciva vascona Subh Umm Walad, más conocida en las crónicas cristianas por el alias de “Aurora”, quien aprovechando su condición de favorita del califa bisexual Alhakén II encumbró al poder y , posiblemente a su tálamo, a Almanzor, un personaje digno de militar en Estado Islámico… al que en Algeciras, donde fue defecado, y en Catalañazor, lugar en el que perdió una de sus batallas, le han agasajado los nativos de las citadas poblaciones con sendas estatuas erigidas en su dudoso honor.

Los cristianos de la época no sintieron un especial afecto ni hacia la lúbrica y despiadada vascona ni tampoco por Almanzor, el genocida que asoló la España cristiana, del que se dice en La Crónica Silense lo siguiente:

Pero, al fin, la Divina piedad se compadeció de tanta ruina y permitió alzar su cabeza a los cristianos, pues pasados doce años Almanzor fue muerto en la gran ciudad de Medinaceli, y el demonio que había habitado dentro de él en vida se lo llevó a los infiernos.

José Javier Esparza nos deja en su libro Historia de la yihad unos interesantes apuntes sobre el concepto que Almanzor tenía de la tolerancia, la convivencia intercultural y  las guerras preventivas. Y en referencia a su incursión devastadora contra los condados de la actual región catalana afirma:
“La campaña catalana de 985 fue un perfecto ejemplo de esa política de terror. Nada de los condados catalanes amenazaba el califato de Córdoba. (…)

Almanzor, sí, marchó sobre Barcelona. El conde Borrell II se enteró de la ofensiva y salió al encuentro de la ola musulmana. Perdió, como todos antes que él. Sencillamente, el ejército de Almanzor era demasiado poderoso. Ante la llegada de los moros, los campesinos de la región correr a refugiarse en Barcelona, bien protegida tras sus murallas de estilo romano. Sabemos que los fugitivos venían de Montcada y Ripollet, de Cerdañola y Vilapiscina, también de Sant Cugat. El monasterio de Sant Cugat del Vallés fue el primero en recibir el golpe sarraceno. Nueve monjes habían quedado en la casa, y los nueve fueron asesinados; después, los moros saquearon e incendiaron el monasterio. Acto seguido las huestes de Almanzor se lanzaron contra el monasterio de San Pedro de las Puelas: todas las monjas murieron (degolladas) junto a la madre abadesa, y la casa fue igualmente saqueada e incendiada. Estaba acabando el mes de junio de 985 cuando Almanzor llegaba a las inmediaciones de su objetivo. Sería una ofensiva de gran estilo: no solo las huestes del dictador de Córdoba asedian las murallas de Barcelona por tierra, sino que, al mismo tiempo, una potente flota sarracena bloquea el puerto de la ciudad condal. Una encerrona. (…)


Cuentan las crónicas que Almanzor ‘la asedió e instaló los almajaneques, que arrojaban cabezas de cristianos en lugar de piedras. Se estuvieron lanzando diariamente mil cabezas hasta que, finalmente, fue conquistada’. (…) Las huestes de Almanzor lo arrasaron todo a su paso. Los arqueólogos todavía hoy encuentran, en la Barcelona antigua, la capa que los restos del incendio dejaron sobre la ciudad. (…) Las fuentes locales, resumidas por Ramón d’Abadal, no ahorran detalles: ‘Devastaron toda la tierra, tomaron y despoblaron Barcelona, incendiaron la ciudad y consumieron todo lo que en ella se había congregado, se llevaron todo lo que escapó a los ladrones; quemaron en parte los documentos, cartas y libros, y en parte se los llevaron; mataron o hicieron prisioneros a todos los habitantes de la ciudad, así como a lso que entraron en ella por mandato del conde para custodiarla y defenderla; redujeron a cautiverio a los que quedaron con vida y se los llevaron a Córdoba, y desde alli fueron dispersados por todas las provincias’. Los que habían huido a protegerse dentro de las murallas fueron asesinados o esclavizados“.

Contra el olvido: El caso de las 14 monjas torturadas y asesinadas durante la represión izquierdista de 1936

Entre las catorce monjas concepcionistas detenidas por los milicianos en un convento de Madrid en noviembre de 1936 se encontraba Asunción Monedero, una anciana paralítica. En aquellas fechas todas ellas fueron sometidas a torturas y finalmente fusiladas. Ahora, la progredumbre de la Comunidad de Madrid, amparándose en la Ley de Memoria Histórica que no quiso derogar “El Buey de Pontevedra”, pretende cambiar el nombre a la calle que recuerda el asesinado.

La Gaceta. La persecución religiosa en la zona controlada por el Frente Popular durante la Guerra Civil española alcanza su máxima crueldad en el ensañamiento que tuvo contra los elementos más débiles de lo que comunistas, socialistas y anarquistas consideraban el enemigo. Eso debían pensar de las 14 monjas concepcionistas-pese a que jamás cogieron un arma, ni atacaron a nadie y su única labor fue la beneficencia y la oración- que fueron perseguidas, torturadas y asesinadas en los primeros meses de la Guerra Civil. 14 mártires a las que ahora el Ayuntamiento de Madrid quiere quitar la calle que recuerda el asesinato.

El crimen contra estas 14 mujeres se cometió en tres fases, entre julio y noviembre de 1936. Las torturas y la saña de los milicianos que acabaron con sus vidas deja clara la bajeza moral que no se detuvo ni ante una anciana paralítica que se encontraba en silla de ruedas, como fue el caso de sor Asunción Monedero.

Las primeras 10 hermanas concepcionistas asesinadas vivían en el convento de la orden en las Rozas de Madrid. De allí fueron expulsadas tras incautarse el comité revolucionario local el edificio. Se trasladaron a Madrid, donde fueron acogidas en la calle Francisco Silvela, en un piso propiedad de un matrimonio benefactor de la orden. Los milicianos las descubrieron gracias al chivatazo de la portera del edificio contiguo. Desde ese momento, las hermanas eran visitadas a diario para recibir amenazas de muerte para intentar forzarlas a adjurar de sus creencias. Ante la inutilidad de las amenazas, los milicianos, en su mayoría comunistas y anarquistas, comenzaron a golpearlas durante las visitas que todos los días hacían al piso en el que estaban retenidas. Como las agresiones físicas tampoco surtían efecto, empezaron a aplicarles torturas. Durante los meses de julio y agosto, en pleno calor veraniego en Madrid, les retiraban el agua dejándolas dos días sin beber. En octubre y noviembre, lo que les retiraban era la ropa de abrigo. El martirio acabó el 8 de noviembre, cuando las diez hermanas allí retenidas fueron fusiladas en las cercanías de Madrid. Sus cuerpos no se han encontrado.

Otras dos hermanas de la misma orden, residentes en el convento de El pardo, fueron la segunda oleada de mártires concepcionistas. El 21 de julio el edificio fue confiscado y ellas se fueron refugiando en varias casas de vecinos hasta que fueron localizadas y expulsadas del municipio. Llegaron a Madrid, donde fueron acogidas por un matrimonio de edad avanzada hasta que fueron localizadas por un grupo de seis milicianos el 23 de agosto. Las dos hermanas fueron enviadas a una checa junto a sus benefactores y la empleada de estos. Se desconoce el paradero de los ancianos, pero las dos hermanas fueron fusiladas en Vicálvaro dos días después.

La tercera fase afectó a las hermanas que formaban la comunidad de la localidad toledana de Escalona. Nuevamente encontramos la misma forma de proceder. El convento es incautado por el comité revolucionario local y la comunidad expulsada del pueblo y enviadas a la Dirección General de Seguridad en Madrid donde son instadas a abandonar la fe y apostatar. Para forzar a las más jóvenes, las dos sores de mayor edad fueron separadas del grupo y enviadas a una checa donde fueron torturadas y finalmente fusiladas a finales del mes de octubre.

Las 14 mártires concepcionistas asesinadas en Madrid por comunistas, socialistas y anarquistas fueron las hermanas: Isabel Lacaba Andía, Petra Peirós Benito, Asunción Monedero, Manuela Prensa Cano, Balbina Rodríguez Higuera, Beatriz García Villa, Ascensión Rodríguez Higuera, Juana Ochotorena Arniz, Basilia Díaz Recio, Clotilde Campos Urdiales, Inés Rodriguez Fernández, Carmen Rodríguez Fernández, María de San José Ytoiz y Asunción Pascual Nieto.


martes, 9 de agosto de 2016

"Rebeldes sirios" que decapitaron a un menor palestino reaparecen en Alepo (video)

El pasado 18 de julio, elementos pertenecientes al grupo terrorista Noureddín Al-Zinki decapitaron a un niño palestino de 12 años, acusado de ser un combatiente de Al-Assad, cerca del campo de refugiados de Handarat. Los asesinos grabaron la macabra escena y difundieron el vídeo, que pronto se hizo viral y comprometió al amigo americano… que subvenciona al referido “grupo rebelde”. Por supuesto, inmediatamente evacuaron los cabecillas de Nouredin un comunicado en el que mostraban su horror por semejante hecho y juraban por Alá que los responsables de la decapitación habían sido detenidos  y que serían severamente castigados. Sin embargo, los autores materiales del crimen han aparecido de nuevo en Alepo… sonrientes y, tal vez, esperando un visado para viajar a Estados Unidos, el país que les financia. 

lunes, 8 de agosto de 2016

La Cataluña de Companys: “Le amputaron la lengua y los órganos genitales, le sacaron los ojos”

SOMATEMPS. Sacerdote. Nació el 22 de enero de 1903 en Forés (provincia y arzobispado de Tarragona); bautizado el 25 del mismo mes en la iglesia de San Miguel Arcángel, de la misma población.

El pequeño Tomás, a los siete años, presidía el rosario en la iglesia parroquial. Fue ordenado sacerdote el 22 de septiembre de 1928. Fue destinado como vicario en Altafulla y se doctoró en la Universidad Pontificia de Tarragona.

Ejerció su ministerio sacerdotal como vicario a las parroquias de Altafulla y en la Santísima Trinidad de Tarragona, Riudecanyes, Sarral, Montbrió del Camp y Conesa. En Sarral no permitió que tocaran las campanas el Viernes Santo de 1934.

SU ÚLTIMA MISA.- Celebró la última misa el 21 de julio de 1936. Alrededor de las 22:00 horas abandonó la parroquia que regentaba para ponerse a salvo de la persecución religiosa. Se trasladó a pie a su pueblo natal, Forés, acompañado de sus padres. Permaneció pocos días en casa.

PERSEGUIDO Y HUMILLADO.- A las cinco de la tarde del día siguiente, 6 de septiembre de 1936, un grupo armado del comité revolucionario local se personó en la casa. El sacerdote huyó por una puerta trasera y se internó entre los matorrales. Más de treinta personas se lanzaron a la caza y captura del sacerdote. “Manos arriba; pasa delante”, le dijeron al encontrarle.

Ya entonces le empezaron a pegar, a escupirle y a mofarse de él. Lo condujeron al Ayuntamiento, a cuya entrada le esperaba su madre. Cuando llegó se abrazaron; y le dijo: “No llore mi muerte; no se vengue ni haga atentado alguno”. Luego, abrazando a su sobrino, le dijo: “Adiós; sé muy bueno”.

UN PUEBLO REVUELTO Y TEMEROSO.- El pueblo estaba revuelto y temeroso. El Comité local de Forés llamó a los de  Conesa y Sarral. Para condenarlo constituyeron un tribunal que le acusó, entre otras cosas, de no dejar tocar las campanas de la iglesia parroquial de Sarral el Viernes Santo de 1934, y de escribir en diarios católicos. El sacerdote, contestó: “Primero hemos de obedecer las leyes de la Iglesia”. A continuación le abofetearon y le escupieron. El Comité de Forés, al entregarlo a los de Sarral y Conesa, dijeron: “Haced de él lo que queráis”. Entonces lo introdujeron en un coche y se dirigieron hacia Solivella.

Durante el trayecto, por espacio de hora y media, empezó el cruento martirio del sacerdote. Le amputaron la lengua y los miembros genitales, le sacaron los ojos y le fracturaron la clavícula izquierda. La víctima iba desangrándose poco a poco.

EN SOLIVELLA.– Llegó Solivella tan exhausto que permaneció desmayado y sin conocimiento en la plaza mayor, durante media hora. La macabra comitiva se puso de nuevo en marcha y se dirigió al cementerio de la localidad. Como el camino era de herradura, lo bajaron del coche, fue arrastrado hasta el cementerio y lo precipitaron por un terraplén. El reloj de la iglesia parroquial tocaba, en aquel momento, las once de la noche del día 6 de septiembre de 1936. Los milicianos, siguiendo el pausado compás de las campanas, le descerrajaron once tiros a boca de jarro. Allí permaneció el cadáver, – que “presentaba toda suerte de cortaduras, – según declaró su madre al fiscal-, hasta el día siguiente en que se le dio sepultura,cubriéndole el cuerpo con unas lechadas de cal.

Por Francisco Basco.

Este artículo publicado por SOMATEMPS relata un caso...pero durante la represión "republicana" se llevaron a término miles de asesinatos perpetrados con la mayor crueldad, como el del obispo de Barbastro, a quien también le cortaron los testículos y al que, cuando todavía agonizaba tras ser fusilado, le arrancaron un diente de oro. 
Recordemos que sólo en la diócesis de Barcelona fueron masacrados 930 sacerdotes y monjas...como se indica en esta placa que  aparece en el claustro de la catedral. 


La Cataluña de Companys: “Era sacerdote antes de matarlo le desnudaron y quisieron obligarle a que tuviera relaciones con su sirvienta”